Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Qué es la filosofía?

Antes de adentrarnos en la cuestión de qué es la filosofía, conviene preguntarnos qué es lo que distingue la actividad del ser humano ante la incapacidad de otros animales de moverse de sus casillas marcadas por los genes y los instintos. Lenguaje articulado, capacidad de representación simbólica de conceptos abstractos, invención y uso de herramientas cada vez más sofisticadas y así un largo etcétera hasta llegar a la que nos atañe: la capacidad de interrogarse a uno mismo y al mundo, el afán de criticar y no contentarse con la versión simplista complicándonos la mayoría de veces la vida, y en fin esa búsqueda innata y afán de conocer la VERDAD en mayúsculas lo que conllevará nuestra felicidad, que aunque muchas veces no la alcancemos, hacemos de esa utopia un modo de vida que nos ayuda a equilibrar y a levantar una barrera contra el Caos, desorden en griego y símbolo en nuestros cosmos de todos nuestros temores y desesperanzas, lo que ha dado lugar a la expresión “vivir con filosofía”. Para demostrar que la búsqueda de la Verdad es un realidad intrínseca al ser humano pongo sobre la mesa dos ejemplos aparentemente dispares en todo pero que guardan una relación: en el Génesis de la humanidad, contenido en la Biblia, uno de los libros más impresos y comentados de la historia, nos narra la historia del pecado cometido por Adán, el primer hombre, quien ante la prohibición de su omnisapiente Dios de comer los frutos de un determinado árbol, Adán movido por esa curiosidad ya comentada y por ese desafío del hombre ante las prohibiciones se pegó un buen atracón. Otro ejemplo, ya en tiempos más cercanos a nosotros, en la película Blade Runner, los replicantes, androides al servicio de los humanos capaces de desarrollar sentimientos, llegan a la Tierra buscando la fecha de su muerte y la inmortalidad, dos de los interrogantes sobre los que se han vertido ríos de tinta. Para concluir esta disertación sobre este rasgo humano, nada mejor que unos versos de Antonio Machado: ¿Tu verdad? No, la verdad, /y ven conmigo a buscarla. /La tuya, guárdatela/. Entonces, ¿Qué es la filosofía? La Filosofía es el gran interrogante de la humanidad,.. La osadía intelectual del ser humano, símbolo y compendio de todas nuestras preguntas y dudas que nadie puede responder… ¿Por qué existimos? ¿Por qué morimos? ¿Cómo diferenciamos el Bien y el Mal?, etc…No nos da las respuestas a nuestras preguntas, de eso ya se ocupan la Religión y la Ciencia, sino que ayuda a planteárnoslas. Seguir leyendo »

blade-runner-los-angeles

Con el fin de ampliar la explicación del último post, he subido mi dossier sobre “La Ciudadanía en Blade Runner” en pdf para que os lo podáis descargar.

La Ciudadanía en Blade Runner

sociedad-blade-runner

Aquí os dejo el trabajo en formato Power Point de Rodrigo Carcedo y Javier Sáiz sobre la ciudadanía en la película de ciencia ficción  Blade Runner.

 

 

El hombre, a diferencia de los animales, posee como característica exclusiva la racionalidad. Esta le permite pensar, evaluar y actuar de acuerdo a ciertos principios para satisfacer algún objetivo o finalidad, con los recursos que tiene a su alrededor. Este atributo humano hace que la conducta de nuestra especie sea consciente, en lugar de la instintiva animal, por lo que somos capaces de hacer frente de forma innovadora a problemas que no habíamos tenido anteriormente.

Somos animales simbólicos, ya que al adaptarse al medio crea la cultura, que se agrupa en universo simbólicos y abstractos, a los que dota de significados; además de transmitir relaciones abstractas como los ideas, los sentimientos, las concepciones del mundo y dan lugar a las religiones, la ciencia, el lenguaje,… Una de sus primeras manifestaciones en la Prehistoria, aparte del lenguaje, sería el enterramiento de los muertos, lo que implica unas creencias en el más allá.

El ser humano también ha sido definido como un animal social porque somos capaces de construir formas comunitarias de relación con los demás, por ejemplo la familia, una ciudad,… Pero los animales también forman grupos (manadas, bandadas….) o “sociedades” para ir a las charcas de agua o emprender migraciones a otros climas. Entonces ¿en qué se diferencia la sociedad humana de la animal? Se diferencian en que la sociedad humana consiste en un grupo de personas que cooperan y que dependen unos de otros con el fin de cumplir los objetivos de una vida. Para ello cada individuo desarrolla una actividad diferente, de modo que se cubran todas las necesidades de los miembros. Además nuestras sociedades evolucionan y se adaptan a los tiempos, por lo que también tienen una visión de futuro.

Hemos sido definidos como animales morales debido a que los Homo Sapiens calificamos a acciones y costumbres concretas como buenas o malas. Tenemos una conciencia moral en nuestro interior que origina sentimientos de culpa o de bienestar, en función de que uno sepa que haya actuado bien o mal. Esto se ha trasladado a nuestra sociedad en forma de leyes, normas de convivencia, los preceptos de las religiones,…

Si no atendemos a los experimentos realizados con los chimpancés y bonobos, los cuales han demostrado que tienen métodos y procedimientos que se transmiten de una generación a otra de forma no genética, sino mediante el aprendizaje; se puede decir que el ser humano es un animal cultural. Esto es debido a que es capaz de inventar, transmitir y aprender; es decir que una persona es capaz de adquirir e interiorizar hábitos y conductas no recibidas genéticamente.

Otro rasgo importante es el apareamiento humano, realizado por obtener placer y no con fines de reproducción como en el mundo animal.

La vergüenza de la desnudez, como han señalado algunos de mis compañeros en sus respuestas, no puede ser considerada como un rasgo inherente a nuestra condición de seres humanos, ya que es una característica cultural, relacionada al principio con la actividad sexual y como medio de marcar diferencias entre los distintos integrantes de una sociedad. Respecto al rasgo de que si los humanos intentamos adaptar nuestro entorno a nosotros, en vez de adaptarnos nosotros, no puede ser considerada una característica de nuestra especie ya que es el resultado del potencial desarrollado por el Homo Sapiens.

Como conclusión permitidme decir que todas las características del ser humano anteriormente citadas están estrechamente interrelacionadas entre sí, y que su origen y desarrollo dependió de las otras. Como características “rectoras” yo señalaría a la racionalidad humana y la capacidad de convivir en sociedad.

*Como apunte querría decir que las características morfológicas a las que se refiere Raúl Urbina corresponden a los rasgos biológicos del ser humano (andar bípedo, dedo pulgar oponible,…), por lo que no deberían aparecer en las respuestas de algunos de mis compañeros.

Saludos

¿Qué soy?

Respecto a estas respuestas, la Biología me responde que soy un Homo Sapiens. Ante mi mirada de incertidumbre y vaguedad en el gesto me explico que los Homo Sapiens eran el resultado de miles y miles de años de evolución y mutaciones genéticas; empezado hace cuatro millones y medio de años por unos chimpancés, que ante la casi o total ausencia de árboles en la sabana africana donde vivían, tuvieron que adoptar el andar bípedo para divisar a sus depredadores y escapar a tiempo. Ello y unos pocos cientos cm3 de capacidad craneal más que un chimpancé común nos han permitido ser como somos con unas determinadas características (espina dorsal, andar bípedo, dotados de razonamiento y capacidad simbólica, lenguaje elaborado, un largo aprendizaje,…) Pero esta clasificación para mí me parece encorsetada, artificial y poco adaptada a mi carácter literario e inquisitivo. Mi carácter aventurero y alocado me impulsa a salir a buscar las respuestas.

Mis congéneres me llaman persona, ciudadano, habitante, votante, compañero… Para mis iguales en sangre soy nieto, hijo, hermano, y algún día (Dios quiera) padre, abuelo….. Una difusa voz entre muchas grita amigo. El tendero de la tienda de golosinas de la esquina me llama con sus ojillos de rata aduladores y avariciosos: Estimado cliente, y al momento me dice ¿ Cuántos morenitos ha dicho?. El pasado me enseña que soy nieto de la Revolución Francesa e hijo de la Revolución Industrial, el presente ¡Viva la fiesta! y Carpe Diem, aunque peor es el futuro, quien me recrimina ser participe del racismo, la intolerancia, las guerras, y la contaminación. Hermoso y afortunado soy para los adivinos y charlatanes televisivos (Ya lo sabía por mi mismo).

Cansado de preguntar, andar y solo encontrar respuestas incompletas me apoyo sobre el quicio de un puente para contemplar el firmamento. Entonces, allí, tras contemplar las estrellas, planetas y sus miles de colores cambiantes las piezas y las respuestas obtenidas durante mi búsqueda empiezan a tener sentido. Soy un Homo Sapiens y comparto sus características con el resto de especie. Además, todas las cosas que se han dicho de mí durante mi camino me hacen reflexionar sobre como me consideran las personas y que intenciones guardan cuando se dirigen a mi persona. Pero mirando al firmamento escalofríos recorren mi cuerpo, pues comprendo que ante la magnificencia, la incalculable antigüedad y los misterios del Cosmos y recordando a cuento las palabras del científico Carl SaganCosmos es todo lo que es, lo que ha sido o lo que será“, veo que mi existencia y todo lo que haga no sera más que un mota de polvo en su infinita existencia. Pero con mi talante positivo pienso y enfrentándome al dilema de Aquiles pienso que, aunque no sea recordado por mis congéneres y que mis infínimos conocimientos que pueda aportar a la humanidad se pierdan, tendré la sensación de haberlo intentado, de haber hecho el esfuerzo de brillar con más fuerza que las demás luces.

¿Cómo soy?

A la hora de definir mi carácter y temperamento e indagar sobre sus causas voy a usar el método científico-literario presente en las obras del movimiento naturalista; basado en que la conducta, personalidad y carácter de las personas es resultado de las circunstancias económicas, culturales y familiares en las que nacen y se forman.

Mi personalidad tiene como rasgo más evidente unos impulsos obsesivos y una tendencia al perfeccionismo. Esto se manifiesta principalmente en mis estudios, cuando por ejemplo soy capaz de repetir un trabajo hasta alcanzar el limite de lo perfecto que me he propuesto, pese a los costes de tiempo y recursos que me pueda ocasionar. Esto se relaciona con mi intento de superar a los demás, lo que se manifiesta por lo general en el terreno escolar e intelectual.

Esta búsqueda de la perfección podría deberse a la lectura, la cual es mi gran afición aunque últimamente estemos un poco distanciados debido a mis estudios y al descubrimiento de otros intereses entre ellos Internet. Desde muy pequeño he leído libros, sin atender a las estúpidas recomendaciones de edad o el tema tratado. Esto me llevo muy pronto a verme diferenciado de los demás y a dudar de todo, ya que al tener una percepción más profunda de las cosas siempre buscaba la protocausa de los sucesos y acontecimientos, no contentándome con explicaciones llanas y simples. A esto podría sumarse que los compañeros, el barrio y en general Burgos, siempre me han parecido bastos, bestias preocupadas más por sus necesidades inmediatas a las necesidades intelectuales. Esto ha hecho que entre mis planes de futuro al acabar el Bachillerato es marcharme a otra ciudad a estudiar cueste lo que cueste, para demostrarme a mi que soy capaz de ser independiente y valiente, e intentar huir del camino seguido por quienes se quedan en Burgos: estudiar en la UBU, ingresar en la bolsa de trabajo de la UBU, casarte con un@ de Burgos y establecerte en esta ciudad. Nunca conocerán las grandes maravillas de otros países y ciudades, convirtiéndose en unos estrechos de miras.

Otro rasgo importante en el estudio de mi carácter es respecto a la búsqueda de conocimientos y enseñanzas, sobrepasando el ámbito escolar, por puro interés de aprender. Por eso también me defino a mismo irónicamente como un “humanista gallina”, pues al igual que los científicos y filósofos renacentistas intento saber todo lo que pueda en todas las materias y ciencias posibles, pero dada la enorme magnitud de esta tarea solo me dedico a picotear conocimientos sueltos e inexactos.

Otros características a destacar son mi talante progresista y altruista; mi agnosticismo racionalista, en ocasiones rozando el ateísmo; mi individualismo; y mi gran critica a todo lo que me rodea.

Respecto al carácter y trato con la gente me suelo mostrar siempre divertido, amable y circunspecto, aunque suele ser más una medida de temple diplomático y prudencia pues a algunas personas dan ganas de romperles la cabeza de un golpe de lo harto que te ponen.

Entre mis tendencias vergonzosas y reprochables desde la moralidad social se encuentra mi interés por tener

La informática e internet se han convertido en uno de mis últimas aficiones
La informática e internet se han convertido en uno de mis últimas aficiones

conocimientos de todo, sobrepasando ampliamente los límites de lo estrictamente intelectual y/o laboral. Más o menos cotilleo puro y duro, típico de una vieja que se dedica a criticar y reírse con sus vecinas de sus otras vecinas. Aunque también esta “afición”, me ha hecho como al cerdo buscador de trufas encontrar cosas interesantes, las cuales me han facilitado ciertas tares o tramites. Por eso creo ciegamente en la máxima “La información es poder”, o sea oír mucho y callar más.

Entre mis últimas aficiones se encuentran el conocimiento de Internet y la Blogosfera, su fascinante órgano de comunicación, reflexión y pensamiento en común de los internautas; y el mudo de los sueños, causas y consecuencias.

¿Quién soy?

Soy Alberto Gamarra Gonzalo, un adolescente de 16 años y estudiante de 1º Bachillerato Ciencias Sociales en el colegio concertado San Pedro y San Felices, Burgos. Irónico, en ocasiones despectivo y siempre con la frase graciosa, chispeante e inteligente en la boca, espero disfrutar con mis compañeros y profesores del colegio, eso si, aprendiendo. Respecto al futuro, lleno de nebulosos sueños y rápidas ambiciones, espero estudiar alguna carrera de Humanidades, para después encontrar un trabajo en el que me sienta a gusto y realizado, y poder entablar relaciones personales satisfactorias.

Los antiguos ya tenían muy claro que el primer paso que tenemos para realizar  nuestras vidas es conocerse a nosotros mismos. Por eso, decían “Nosce te ipsum” (conócete a ti mismo).

La práctica que vamos a realizar hoy, inspirada en un planteamiento llevado a cabo por José Antonio Marina, es la siguiente:

Vas a empezar a escribir tu “autobiografía”. Pero no una autobiografía cualquiera, sino una autobiografía filosófica. Para ello, vas a responder serena, profunda y claramente a estas preguntas.

  1. ¿Qué soy? Obviamente, serás un ser humano, un hombre, una mujer… Pero tendrás que intentar ser un poquito más exigente y responder mejor a este interrogante.
  2. ¿Cómo soy? Seguramente que si buceas en tu personalidad, si te interrogas por lo que ésta tiene de natural (temperamento) y lo que tiene de aprendido (carácter), vas a avanzar mucho en el camino.
  3. ¿Quién soy? No hace falta que empieces con tu nombre ni tus apellidos, ni tampoco que hagas desfilar toda tu estirpe familiar. ¿Va influir en la contestación el proyecto que tienes de vida?

Quizás esta sea una de las tareas más importantes -y más difíciles- de este año, así que ya sabéis. Hay que ponerse pronto al asunto.

Publicado en Urbinavolant.com el 11 de Octubre del 2008.

 

evol_human

Para ver el documento pinchar sobre él:

Cuadro comparativo de los homínidos